Puede que te hayas dejado llevar hasta aquí mecido por las olas o aprovechando la bajada de la pendiente. Es probable que tú ni siquiera desees encontrarte leyendo estas líneas o tal vez hayas esperado a estar a solas para encenderte un cigarrillo y te descubras en este lugar, que pertenece a ninguna parte, por propia voluntad.
Sea como fuere, ya has presenciado el crimen.
Y ahora formas parte de esto.
Ya eres Testigo de mis Errores.

domingo, 29 de mayo de 2011

R.

Sueño que llamas música al cabecero de la cama golpeando la pared. Que me afinas, que me tocas, que metes la nariz entre mis tetas y yo los dedos entre tu pelo.

Que cantas "You leave me breathless" mientras me dejas sin aliento. Que acabamos casi al tiempo, como en una canción redonda, no como esas que van bajando el volumen poco a poco.

Que te veo fumar desnudo, de espaldas, en mi ventana, y que vuelves a la cama con los pies fríos, hablando de Deleuze y de Sartre y de la barca de tu abuelo.

Sueño contigo. Sueño con sexo a ritmo de saxo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario