Puede que te hayas dejado llevar hasta aquí mecido por las olas o aprovechando la bajada de la pendiente. Es probable que tú ni siquiera desees encontrarte leyendo estas líneas o tal vez hayas esperado a estar a solas para encenderte un cigarrillo y te descubras en este lugar, que pertenece a ninguna parte, por propia voluntad.
Sea como fuere, ya has presenciado el crimen.
Y ahora formas parte de esto.
Ya eres Testigo de mis Errores.

viernes, 28 de octubre de 2011

Saco de boxeo.

Pensar en ti es volver a caerse de la bici, torcerse el tobillo, golpearse el codo, chocar el meñique del pie contra la esquina de la cama.
Se me hizo callo en el corazón con tantos golpes, y he estado limándolo, poquito a poquito, desde que nuestras camas están a mil kilómetros.

Ya no puedes hacerme daño. ¿Sabes qué? Ya casi no te extraño.

2 comentarios:

  1. Ha sido todo un hallazgo encontrar tu blog.Me ha gustado mucho tu manera de escribir y tus palabras.
    un saludo

    ResponderEliminar