Puede que te hayas dejado llevar hasta aquí mecido por las olas o aprovechando la bajada de la pendiente. Es probable que tú ni siquiera desees encontrarte leyendo estas líneas o tal vez hayas esperado a estar a solas para encenderte un cigarrillo y te descubras en este lugar, que pertenece a ninguna parte, por propia voluntad.
Sea como fuere, ya has presenciado el crimen.
Y ahora formas parte de esto.
Ya eres Testigo de mis Errores.

martes, 8 de junio de 2010

Tango.

volver v. intr.
1 Regresar al lugar del que se ha salido o en el que se ha estado antes.
2 Ocurrir de nuevo un suceso.
3 Tomar de nuevo el hilo de un asunto, tema o negocio.

[...]

Tengo miedo del encuentro
con el pasado que vuelve
a enfrentarse con mi vida.
Tengo miedo de las noches
que, pobladas de recuerdos,
encadenen mi soñar.
Pero el viajero que huye,
tarde o temprano detiene su andar.
Y aunque el olvido que todo destruye,
haya matado mi vieja ilusión,
guarda escondida una esperanza humilde,
que es toda la fortuna de mi corazón.

3 comentarios:

  1. no conocía tus errores,no. Pero me alegro de que me invites a hacerlo, me encanta :)))
    Y en mi habitación, por supuesto, hay un sitio para ti
    (K)

    ResponderEliminar
  2. que bien se ajustan los tangos a los estados melancolicos.....

    me gusto tu rincón, reincidire si no te importa...
    saludos

    ResponderEliminar